Políticas públicas legitiman o no el ejercicio del poder autoridad de las mujeres

Lic. Gabriela Ramos

Home  /  Artículos ESI  /  Políticas públicas legitiman o no el ejercicio del poder autoridad de las mujeres

Lic. Gabriela Ramos

En septiembre 19, 2014, Publicado por , En Artículos ESI, Con Sin Comentarios

EJE: Educación, género y movimientos sociales.
RESUMEN: ACERCA DE CÓMO LAS POLÍTICAS PÚBLICAS LEGITIMAN o no EL EJERCICIO DEL PODER-AUTORIDAD DE LAS MUJERES
“…quien asume la autoridad asume el conflicto…” M. M. Rivera Garretas-Ramos- Gabriela A.-CEDEHU-UNSAM-ramosgabrielaa@gmail.com

Este trabajo surge como corolario de mi participación en el Equipo dirigido por la Dra. Graciela Di Marco, Directora del Equipo de investigación del CEDEHU (Centro de Derechos Humanos)-UNSAM- (Universidad Nacional de San Martín) a quien le estoy profundamente agradecida por haberme guiado en estas reflexiones.
Presentaré una lectura posible desde la perspectiva de género de un corpus empírico consistente en entrevistas a beneficiarios y beneficiarias del Plan Jefes y Jefas de Hogar Desocupados, Derecho Familiar de Inclusión Social realizadas en el marco de la Proyecto denominado “Evaluación de la implementación del Programa de Jefes de Hogar. Modalidades locales de implementación e impacto en la ampliación de ciudadanía en mujeres y varones en el Conurbano bonaerense”. Uno de los propósitos de este proyecto consistió en ahondar en los procesos de legitimación del ejercicio de poder-autoridad de las mujeres focalizando sobre los espacios de las relaciones familiares, los espacios comunitarios y de realización de la contraprestación que el Plan Social les ofrecía. Es clave aquí la contraprestación que supone el Plan y en qué forma la misma se interpreta o no como un trabajo y se valora como un mecanismo de integración por parte de los sujetos beneficiarios. La contraprestación analizada es la terminalidad educativa y cuánto colabora para las mujeres a la democratización de las relaciones familiares contar con herramientas de lecto-escritura y cálculo. Sabemos que “…la unidad familiar no es un conjunto indiferenciado de individuos. Es una organización social, un microcosmos de relaciones de producción, de reproducción y de distribución, con una estructura de poder y con fuertes componentes ideológicos y afectivos que cimentan esa organización y ayudan a su persistencia y reproducción. Dentro de ellas también se ubican las bases estructurales del conflicto y la lucha, ya que al tiempo que existen tareas e intereses colectivos o grupales, los miembros tienen deseos e intereses propios, anclados en su propia ubicación dentro de la estructura social.” Invito a reflexionar acerca de cómo el Estado a través de políticas públicas legitima o deslegitima la construcción de la autoridad en las mujeres.

 

 

Descargar PDF con artículo completo

 

fondo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *